...

Proaging, la tendencia de belleza que aboga por el cuidado preventivo de la piel

¿Qué es el proaging? ¿En qué se diferencia del antiaging? Te contamos los detalles de esta tendencia de belleza que pisa cada vez más fuerte.

“Forever young. I want to be forever young”… ¡Cuántas veces coreamos a los gritos este temazo de Bob Dylan! Sin embargo, la mala noticia es que… todos envejecemos. No hay otra. 

Sin embargo, a muchos nos cuesta asumirlo, porque el paso del tiempo puede generarnos miedo e incertidumbre. Esta resistencia al acto natural de envejecer, acaba convirtiéndose en un terreno fértil para que el concepto del antiaging crezca con fuerza, impulsado por la industria de la belleza y la cosmética. Así es, las redes, internet, los locales, por doquier nos bombardean con todo tipo de bálsamos, cremas y sueros que prometen lo imposible: detener el envejecimiento. 

Lamenteblemente, son muchos los que se ilusionan y compran esa falsa promesa, aun sabiendo -en el fondo- que ninguno de esos productos hará magia ni logrará poner una pausa definitiva al proceso natural de envejecimiento.

El proaging y su mirada más compasiva sobre el envejecimiento

En la vereda opuesta al antiaging camina, sin pausa pero sin prisa, un concepto mucho más compasivo con el ser humano: el proaging. Tal como su nombre lo indica, este movimiento acompaña el proceso natural del envejecimiento, en lugar de intentar detenerlo. 

Para Andrea Ormilugue, alias ´La Colo´, cofundadora de María Magdalena, el proaging nos invita a cambiar la mirada sobre el paso del tiempo y la vejez “para tomarlos como una etapa de sabiduría, experiencia,  disfrute y bienestar”. Y si logramos cambiar la mirada sobre el paso del tiempo, nos sentiremos a gusto y plenos con nosotros mismos. “La belleza estará presente y se manifestará cuando internamente haya un sentimiento de amor hacia nosotros mismos, primero”, aclara.

No aceptar el envejecimiento, un factor desencadenante del estrés

“Luchar contra el proceso natural del envejecimiento nos genera estrés y en consecuencia, el estrés acelera el envejecimiento”, sostiene la Dra. Carolina Kaufman, médica ginecóloga, especializada en medicina funcional y nutrición antiinflamatoria. Por eso, el proaging se manifiesta como un enfoque muchísimo más saludable, pues, según Kaufman, “aboga por relajarse un poco más, tratar de ver qué se puede hacer para envejecer de forma saludable, aceptar y amigarse con el paso del tiempo”.

El proaging, a favor del cuidado preventivo de la piel

Muchos podrían pensar que hablar de proaging es olvidarse de la rutina de cuidado de la piel y del uso de productos de cosmética. Pero no es así. El proaging aboga por el cuidado de la piel durante todas las etapas de la vida. Sin embargo, pone especial atención en los productos con los cuales nutrimos nuestra piel, el órgano más grande que tenemos los seres humanos. De hecho María Magdalena, marca alineada con este concepto, tiene como pilar fundante el skinfood e invita a su público a preguntarse: ¿cómo alimentamos la piel? 

Los productos de la marca, todos certificados por la OIA (Organización Internacional Agropecuaria), tienen el nombre de algún alimento que se encuentra en la fórmula, como Nori (jabón líquido que contiene algas), Goji (crema corporal a base bayas de goji) o Kale (crema facial cuyo ingrediente estrella es el kale). Además, entre los ingredientes clave de sus productos para la rutina de skincare, se encuentran los probióticos para potenciar las fórmulas, aceites vegetales como la jojoba y aceites esenciales, con sus infinitos efectos terapéuticos.

La piel, reflejo de nuestras emociones

La piel no es un órgano aislado del resto del cuerpo ni es independiente de lo que sentimos. Es por esto que, Andrea Ormilugue hace hincapié en integrar el trinomio mente-cuerpo-espíritu, para comprender que una emoción se refleja, muchas veces en un órgano o en varios, incluida la piel. “En la medida que podamos entrar en coherencia con lo que nos sucede internamente, también la piel va a escuchar ese mensaje y actuar en consecuencia”, destaca Andrea. Podríamos decir, entonces, que nuestra piel es un espejo de nuestro interior.

Un organismo equilibrado, clave para el envejecimiento saludable

Cuando hablamos de proaging, hablamos de envejecimiento saludable, concepto que acuñó la Organización Mundial de la Salud. La clave para lograrlo, según Kauffman, es que el organismo se encuentre en equilibrio. “El organismo tiende a un equilibrio que nosotros, con todas las agresiones externas y el estilo de vida que llevamos, lo alteramos”, afirma.

No obstante, para poder lograr organismo equilibrado, hay ciertos pilares de la salud que la experta recomienda seguir, y te los contamos: 

1. Alimentación: 

  • Llevar una dieta saludable e incluir alimentos reales provenientes de la naturaleza y evitar los ultraprocesados. 
  • Elegir vegetales que tienen fibra, ingrediente clave para el intestino, que es súper importante para que el organismo esté equilibrado. 
  • Consumir proteínas de origen animal o de origen vegetal, necesarias para construir el sistema inmune y el músculo. 
  • Incluir grasa saludable porque eso es importantísimo para nuestras hormonas. 

2. Lograr un correcto manejo del estrés y un descanso apropiado

  • El estrés es el enemigo número uno del descanso, y sin un descanso reparador, el sistema inmune tiende a deteriorarse. 
  • Además, el estrés tiene un gran impacto en el envejecimiento de nuestra piel. Las hormonas del estrés descomponen el colágeno y la elastina de la piel e interfieren con el rejuvenecimiento, lo que puede acelerar el proceso de envejecimiento provocando más líneas finas y arrugas.

3. Detoxificación

  • Hemos hablado acerca de la importancia de todo aquello que  ingresa al cuerpo, pero también no podemos dejar de lado lo que “sale”. Por ende, Carolina Kaufman destaca que es vital la hidratación, evitar la constipación y transpirar, entre otros mecanismos naturales que tenemos los seres humanos para liberar toxinas.

4. Movimiento 

  • El ejercicio, en cualquiera de sus formas, ayuda a aliviar el estrés. Resulta que mantenerse activo puede aumentar los niveles de endorfinas que nos hacen sentir bien y nos distraen de las preocupaciones cotidianas.

Antes de hacer ajustes en tu estilo de vida, salud o rutina de cuidado de la piel, consultá con un especialista de la salud.

Esto también te puede interesar:

Universo Maria Magdalena

Sumate a nuestra comunidad para recibir noticias especiales, descuentos y promociones

Seraphinite AcceleratorOptimized by Seraphinite Accelerator
Turns on site high speed to be attractive for people and search engines.